Cerró con un concierto de obras de Gustavo Delgado

Concluye el Festival Internacional del Órgano Barroco

CIUDAD DE MÉXICO.- Además de su desempeño como presidente de la Academia Mexicana de Música Antigua para Órgano (AMMAO), el organista, clavecinista, musicólogo y organólogo Gustavo Delgado se ha dedicado a la composición de obras para este instrumento.

Como cierre del Festival Internacional del Órgano Barroco, que celebró su XXVIII edición, el 20 de diciembre a las 15 horas, junto con Martin Schmeding, Markus Kühnis y Ofelia Gómez Castellanos, Delgado ofreció un concierto con una selección de sus obras para el instrumento.

En entrevista antes del concierto, Delgado comentó: “El concierto va a ser interesante porque participan varios organistas. Además de que habrá una diversidad de instrumentos, con órganos de varios países, lo que le da una gran variedad de timbres. El concierto es una selección de piezas que da una idea muy completa de la Antología de obras para órgano que me publicó la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México”.

La antología está dividida en cinco libros, explica en entrevista. “El primero lo compuse como un homenaje a Olivier Messiaen. Aunque es mi propio lenguaje, también hay una serie de influencias de este autor que, de alguna manera, impactó de manera importante en mi quehacer en el ámbito de la composición. Y por ser un homenaje por la muerte del compositor, no deja de tener ciertas alusiones a Messiaen”.

Se trata de una música con toques modernos, agrega, “pero pienso que es una música accesible al oído. Sobre todo, hay una búsqueda muy orquestal del órgano. Este primer libro de órgano lo interpretamos Olivia Gómez Castellanos y yo en un órgano en la ciudad de Reikiavik que posee un colorido instrumental que parece una orquesta, que es justamente la idea que hay detrás de este primer libro”.

El músico refiere que el segundo libro “es muy contrastante. Es una pieza dividida en siete partes, donde hago una especie de alusión a ciertas formas musicales e influencia de la Edad Media. En este sentido, hago un homenaje a Guillaume de Machaut, compositor del Ars Nova del siglo XIV. Es una música que te lleva a etapas muy remotas, pero qué trata de ser vigente en las nuevas estéticas del arte. También hay referencias al simbolismo de la época en cuanto a la forma musical de la obra relacionadas con el número siete”.

Sobre el tercer libro, refiere que “fue escrito para dos organistas. Algunas piezas son para dos órganos, otras para órgano a dos manos y otras solamente para cuatro pies, es decir todo tipo de posibilidades para dos músicos. Son 20 piezas breves a manera de pequeños preludios con un carácter muy pedagógico en el ámbito de mi propio trabajo como profesor en la Facultad de Música”.

Finalmente, indica Delgado, “el quinto libro es una obra un poco alusiva a lo que es la sinfonía para órgano, muy de carácter orquestal, muy sinfónica cómo de finales del siglo XIX y principios del XX. El órgano del siglo XIX es una emulación de las grandes orquestas de Wagner, Berlioz y otros compositores. Justamente lleva el nombre sinfonía para órgano, dividida en 5 movimientos”. El concierto gratuito se puede ver en Youtube y Facebook.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments